1. See Detail

Salud sexual

SALUD SEXUAL

Drogas y sexo

¿Cómo afectan las drogas a la sexualidad? Actualmente la droga que más se mezcla con el sexo es el alcohol. Según la Encuesta mundial de drogas, aproximadamente el 60% afirmó haber bebido antes de mantener relaciones con alguien. La mayoría de los encuestados confirmaron haber tenido efectos positivos a la hora de practicar sexo, puesto que estas drogas se asocian con un aumento del deseo sexual, euforia y extender el placer y favorecer la desinhibición. Sin embargo, aunque se piense que consumir drogas hace perder la timidez, no es cierto en absoluto que el sexo se disfrute más después del consumo de drogas. Éstas genera un mayor rechazo a los estímulos sexuales, a la vez que producen ansiedad. Su consumo abusivo produce irritabilidad y agresividad. Adicionalmente los efectos negativos a largo plazo en el caso de un consumo continuado puede ser hipertensión, insomnio, ansiedad, sequedad vaginal en las mujeres, disfunción eréctil en los hombres, además de efectos psíquicos, puesto que las drogas provocan un efecto de euforia general temporal a la que le sigue una sensación de tristeza, cansancio y depresión, que reduce además el deseo sexual. En el Museo Erótico disponemos de un aceite de cannabis que quienes lo han probado, han repetido:

¿buscas inspiración?

Preservativos

El uso del preservativo es de vital importancia en las relaciones sexuales. No sólo previene los embarazos no deseados, sino también las enfermedades de transmisión sexual. Tiene la ventaja de que es asequible, no requiere prescripción médica y no tiene efectos secundarios. Además, al contrario de lo que comúnmente se piensa que resulta un incordio en las relaciones sexuales, no solo es falso sino que además las puede mejorar. Gracias a todos los tipos de preservativos que podemos encontrar hoy en día (de sabores, retardantes, texturizados…) podemos disfrutar del sexo seguro de una forma bastante divertida.

¿buscas inspiración?

Deporte y sexo

La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Para mantener nuestras relaciones saludables es fundamental que nos encontremos en una buena forma física. Por ese motivo, practicar deporte suele producir bienestar y satisfacción, lo cual en muchos casos se puede traducir en un aumento de la libido. Los expertos recomiendan especialmente la natación, el Pilates y el yoga. En concreto este último es un excelente aliado, ya que reduce los niveles de estrés, mejora la flexibilidad y nuestro rango de movimientos y evita muchas enfermedades. Hacer deporte mejora la salud cardiovascular (aspecto esencial durante la relación sexual) a la vez que dilata los vasos sanguíneos para aportar flujo de sangre a determinadas zonas erógenas. Recomendamos de igual forma los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico en mujeres (las bolas chinas también son ideales para la realización de estos ejercicios, ya que los músculos del suelo pélvico se contraen para mantener las bolas en el interior de la vagina).

¿buscas inspiración?